Era una tarde

Como de costumbre....
Aquí me tienes lista para recibir tus ordenes, escucho tu voz cruda que agudizan mis sentidos, mi piel, mis placeres, mi sexo, mi ser
En medio de ''ruinas'' saciamos placeres
Si! los mismos placeres que nos apasionan a los dos,
sumergidos en tentación, hedor, dolor...
Átame con tus cadenas,
llévame a probar el verdadero placer de ser dominada
Ven y Jugamos...
La luz del placer
A media voz mi cuerpo grita que quiere saciarse
y de repente empiezo a sentir
como una fuerza invade mis entrañas,
en el fondo todo empieza a oscurecerse, a derrumbarse...
no se en donde estoy,
no se que hago aquí,
solo se que me encanta y no quiero salir de allí .
Como un candelabro para iluminar tu cuarto
así quiero estar
Como una cobra a la que debes domar
Mi amo
No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.